Colaborando para el intercambio de datos energéticos

Observatorio regional de energía

Visita los nuevos observatorios

 

Visita los observatorios existentes

 

Observatorio Regional de la energía
Los observatorios regionales son una herramienta poderosa para la implementación de estrategias eficientes a nivel local. La mayoría de las estructuras están gobernadas por un consorcio local reuniendo al menos varias autoridades públicas y proveedores de datos de energía. Muy a menudo son apoyados por las autoridades públicas e integrados dentro de las organizaciones regionales existentes tales como agencias de energía o departamento público. El valor añadido de este tipo de estructura es su alto nivel de conocimiento técnico en la recolección y análisis de datos y en planificación energética.
Los observatorios regionales contribuyen fuertemente a la construcción de un modelo del impacto regional en el cambio climático y un marco para identificar las áreas de responsabilidades y prioridades para la actuación. De hecho, para nuestras sociedades, la observación de las emisiones de gases de efecto invernadero es un requisito antes de tomar cualquier acción. Las tareas de un observatorio son generalmente muy diversas. Un sistema de observación generalmente proporciona datos – a menudo gratuitamente – y mejora el conocimiento sobre la situación de la región sobre el cambio climático (energía e información relacionadas con gases de efecto invernadero). En algunos casos, se incluyen la calidad del aire, los efectos sociales, económicos o medioambientales sobre el cambio climático. Como resultado un observatorio caracterizará la situación actual y los desafíos sobre el cambio climático, identificará las tendencias y factores influyentes y definirá diferentes escenarios con el fin de cumplir las metas 20-20-20, entre otras cosas.

Otra tarea es el análisis y seguimiento de la evolución de la situación de la región respecto al cambio climático, mediante la identificación de los retos y recopilando datos de las emisiones de GEI y el consumo de energía, con el fin de medir su progreso. Para ello, un observatorio determinará los objetivos cuantitativos y cualitativos, identificará recursos, factores y oportunidades para la acción. Por otra parte un observatorio regional proporciona conocimientos y asesoramiento en la elaboración de políticas y en el proceso de toma de decisiones. De hecho, registra el progreso respecto a unos objetivos, equilibra los esfuerzos y se centra en la acción climática. Finalmente evalúa el impacto de la acción climática en términos de ahorro energético y las emisiones de GEI evitadas para proporciona a los actores locales un foro para el intercambio de conocimientos y experiencia.

En marzo de 2009 se aprobó la legislación vigente a través de un paquete de energía y cambio climático, para implementar el objetivo 20-20-20. Este paquete legislativo establece políticas específicas para alcanzar estas metas y los distribuye entre los estados miembro (que podrán adoptar regulaciones de emisión más restrictivas si lo desean).Para alcanzar estos objetivos, las regiones y las autoridades locales desempeñan un papel importante, especialmente en la Unión Europea desde donde se impulsa que las regiones desarrollen e implementen estrategias de mitigación del cambio climático, como la iniciativa del Pacto de Alcaldes y Alcaldesas. Además, los datos nacionales actuales para las emisiones de gases de efecto invernadero no son suficientes y precisos para ayudar a las regiones europeas a definir y monitorizar las estrategias locales; y ya hay muchos sistemas de monitorización locales que se encargan de cuestiones ambientales (como la energía y las emisiones de gases de efecto invernadero, la calidad del aire, cambio climático, etc.). Por estas razones hemos decidido crear la Red Europea Energee-watch, con el objetivo de la normalización de datos a nivel europeo, permitiendo realizar comparaciones entre distintas regiones europeas y establecer una metodología común europea.

 Modelos de colaboración  

 

shema_1stopshop_ES